Los periódicos españoles conceden de forma más o menos unánime la victoria al Gobierno socialista de Jose Luis Rodriguez Zapatero, si bien también subrayan que esta victoria es más bien por un estrecho margen -tan sólo 16 escaños en el Congreso -, con respecto a su principal competidor, el conservador Mariano Rajo que lidera el Partido Popular.
foto zapatero
escanos
Fuente El Pais
Zapatero y su equipo podrán así gobernar una nueva legislatoria, pero no tendrán mayoría absoluta, sino que se verán obligados a gobernar en coalición con los grupos que han obtenido el resto de escaños en el Congreso de los Diputados

El sistema político español es fácil de entender, ya que es básicamente la repetición de lo que hacían nuestros tatarabuelos allá por 1868, cuando la llamada Revolución Gloriosa logra derrocar a Isabel II, y los partidos mayoritarios de la época, el conservador de Cánovas del Castillo y el Liberal de Sagasta (y todo esto sin mirar Wikipedia, atención!) se suceden en el poder de forma caciquil y pacífica. Alternancia que, según los historiadores, confirió estabilidad al país.

foto

En pleno s.XXI, y con la única diferencia de que ahora pueden también votar las mujeres y los emigrantes regularizados, el poder político en España se reparte entre dos formaciones oligárquicas: El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fundado por Pablo Iglesias en 1879 (sí, esto sí lo he tenido que buscar en Wikipedia, eh…) y que empezó con 40 militantes, intelectuales y obreros, unidos en la militancia para defender los intereses de las clases trabajadores. Ya de entonces le viene al PSOE el apoyo de los intelectuales.

rosa Curiosamente el logotipo del PSOE es idéntico al del Labour Party británico, única similitud, por lo demás, entre ambos: labourlogo2007.gif

El segundo gran partido mayoritario en España es el Partido Popular, de corte claramente conservador como su nombre no indica, surgido a partir de una remodelación a centro-derecha, realizada en “in extremis” y con vistas a ganar las elección de 1996, del partido post franquista Alianza Popular. Este último fue fundado en 1976 por notorios ministros franquistas, como Manuel Fraga Iribarne, para muchos progenitor intelectual del nuevo partido y que fue ministro de Turismo y después de la Gobernación en las postrimerías del franquismo.