Este fin de semana, he pasado tres días en el Monasterio theravada de Harnham, situado en el Parque Nacional de Northumberland, en la frontera entre Escocia e Inglaterra, cerca de New Castle. Northumberland es uno de los parajes más hermosos de Inglaterra, con suaves montañas (no tienen una altitud mayor de 2000 metros) cubiertas de abetos, lagos y colinas siempre verdes.

Mi intención al visitar el Monasterio era entrevistarme con su abad, el carismático Ajan Munindo, un hombre inteligente, instruido, directo y parco en la palabra, como a mí me gusta. Ajan Munindo se ordenó monje a los veintitantos años y es, junto con Ajan Shumedo, uno de los fundadores de la llamada “Western Forest Shanga”, la tradición theravada en Occidente.

La primera vez que entré en contacto con dicha tradición fue precisamente en Devon, Inglaterra, a través de amigos comunes. Theravada es traducido literalmente en inglés como “the path of the elders”, lo que significa que hace referencia a la escuela budista más antigua, la que bebe sus fuentes directamente del mensaje del Buda Sakyamuni, a diferencia de otras tradiciones como la tibetana, que, además del Buda histórico, cuentan a su vez con budas propios como Guru Rimpoché.

La tradición theravada es propia de países del sereste asiático como Thailand or Burma, y se enmarca dentro de la doctrina hinayana. Debo aclarar aquí que, todas las escuelas budistas pueden clasificars-groso modo – dentro de las siguientes doctrinas:

  • Hina (pequeño) -yana (vehiculo), son las tradiciones en las que se busca el camino individual hacia la liberación, aunque sin descuidar la felicidad de otros seres vivos.
  • Maha (Gran)- yana (vehiculo), tradiciones en las que no sólo se busca la Iluminación, sino regresar a este mundo una vez iluminados para liberar a todos los seres vivos. Este es el llamado “budismo del Norte de Asia”, movimiento en que se incluye la tradición tibetana.

Aunque inicialmente no se diferenciaba de la doctrina Mahayana, con posterioridad apareció el movimiento “Varjayana”, ligado a las enseñanzas más o menos exotéricas de ciertos linajes tibetanos. Al Varjayana se le conoce también como “budismo tántrico” o “skilful means” ya que su doctrina se articula en torno a una serie de fórmulas y mantras para alcanzar más rápidamente la Iluminación. Personalmente conozco bien la tradición tibetana, theravada y un poco de “Pure Land”, o escuela mayoritaría en Japón (que no el budismo zen como creen los occidentales), pero nunca me han interesado las fórmulas tántricas.

Pues bien, mi visita al Monasterio de Harnham se debía a que me he ofrecido a Ajan Munindo para traducir al español “The Dhammapada for Contemplation”, una de las obras clava en la literatura theravada y que el propio Munindo ha traducido magistralmente al inglés.

Guest House en el monasterio

Campiña en Northumberland

Jardines del monasterio