La tradición de los llamados chirstmas carols, villancicos en español, o noël en francés, se remonta la Edad Medía, y los primeros documentos históricos que nos hablan de ellos datan del S. XIII. Originariamente se trataba de canciones ligeras y de carácter laico que eran entonadas en celebraciones comunales como la cosecha, vendimia o la celebración de la Natividad.

En los siglos posteriores,  muchas de estas canciones populares perdieron parte de sus líricas profanas y comenzaron a entonarse en las misas de Navidad.  Con la reforma protestante, comenzó el declive de los villancicos en muchos países nórdicos, pues muchos de los reformadores los consideraban demasiado profanos para formar parte de los ritos reformados. Pese a que Martin Luther abogó por continuar la tradición de los villancicos,   el calvinismo los prohibió, y en el Reino Unido, durante la regencia de Oliver Cromdwell también estuvieron prohibidos, aunque continuaron entonándose en la comunidades rurales.

El villancico, como canción popular, no puede entenderse fuera de la cultura en la que surge. Por ejemplo, los villancicos españoles han incorporado ritmos propios de la música árabe y flamenca que no aparecen en otros villancicos europeos.

Mi villancico favorito es uno de los villancicos británicos más antiguos que se conocen: “God Rest Ye Merry, Gentlement“, que traducido al español sería algo así como ” Dios os guarde dichosos, caballeros“. Se trata de un villancico, en general, desconocido en los países de habla española que sin embargo goza de un gran arraigo popular no solamente en el Reino Unido, sino también en países de la Common Wealth como Australia, y en los Estados Unidos. Es un  villancico tradicionalmente incluido en los conciertos de Navidad de la Iglesia de Inglaterra.

El villancico procede de un antigua canción medieval, de autor desconocido. La utilización de los coros es claramente medieval, y la letra conserva algunos arcaismos propios de la fusión del francés normando con el early english que comenzaba a prevalecer sobre el anterior en las cortes anglosajonas.

Las letra de la canción y su traducción aproximada al español -realizada por moi – se listan a continuación. El uso del pronombre “ye” en lugar de “you” revela el carácter medieval de la composición; como lo revela también la ortografía aún normanda de ciertos participios: blessèd, Rejoicèd…

Existen versiones más modernas, pero esta es la letra original, tal cual aparece en Wikipedia:

 

God rest you  merry, gentlemen,

Let nothing you dismay,

For Jesus Christ our Saviour

Was born upon this day,

To save us all from Satan’s power

When we were gone astray:

O tidings of comfort and joy,

comfort and joy,

O tidings of comfort and joy.


2. In Bethlehem, in Israel,

This blessed Babe was born,

And laid within a manger

Upon this blessed morn,

The which His Mother Mary

Did nothing take in scorn:

O tidings …

3.From God our heavenly Father

A blessèd angel came,

And unto certain shepherds

Brought tidings of the same,

How that in Bethlehem was born

The Son of God by name:

O tidings …

4. The shepherds at those tidings

Rejoicèd much in mind,

And left their flocks a-feeding

In tempest, storm and wind,

And went to Bethlehem straightway,

This blessèd Babe to find:

O tidings …

5. But when to Bethlehem they came,

Whereat this Infant lay,

They found Him in a manger,

Where oxen feed on hay;

His mother Mary kneeling,

Unto the Lord did pray:

O tidings …

6. Now to the Lord sing praises,

All you within this place,

And with true love and brotherhood

Each other now embrace;

This holy tide of Christmas

All others doth deface:3

O tidings …

 

Dios os guarde dichosos, caballeros,

que nada os turbe,

pues Jesucristo,nuestro Salvador,

nació este día,

para salvarnos del poder de Satan,

cuando nos habíamos extraviado.

Oh, nuevas de confort y gozo,

Oh,  nuevas de confort y gozo.

2. En Belén, en Israel,

Nació este bebé bendito,

y durmió en un pesebre,

hasta este mañana bendecida

Su  Madre [del cual]

nada tomó en desdén.

3. De Dios, nuestro padre del Cielo,

vino un ángel bendito,

y a a ciertos pastores,

trajo nuevas de lo mismo:

De cómo en Bethlem nació,

El Hijo de Dios por nombre.

Oh, nuevas…

4. Con estas nuevas, los pastores,

regocijáronse,

y dejando  pastando a sus rebaños,

en la tempestad, tormenta o viento,

se fueron inmediatamente a Belén,

a encontrar al Bebé bendecido.

Oh, nuevas…

5. Pero cuando vinieron a Belén,

donde dormía el Infante bendecido,

lo encontraron en un pesebre,

donde los bueyes se alimentan de heno,.

Su Madre María arrodillada,

oró al Señor:

Oh nuevas….

6. Ahora al Señor cantamos alabanzas,

todos en este lugar,

y con verdadero amor y fraternidad,

abracémonos los unos a los otros.

Esta corriente santa de Navidad,

desfigura- o desdibuja

a todas las demás.